Inicio » Alumnos » Vuestros relatos sobre la explotación infantil en el siglo XIX

Vuestros relatos sobre la explotación infantil en el siglo XIX

Hola a todos/as

¡Iniciamos una nueva edición de nuestro mini concurso de relatos sobre temas históricos!. En esta ocasión el tema elegido son las consecuencias negativas de la Revolución Industrial y la explotación infantil

Al igual que en  la otra ocasión, podéis ir votando en los comentarios. Recordad que lo que hay que valorar sobre todo  es la  relación de las historias con los contenidos que hemos visto en clase, el uso de una correcta expresión escrita,   y la representación verídica de la vida de los niños mineros.

 Aquí van vuestros trabajos:

RELATO 1

 “Hola.

Soy una niña que vivo a 3 horas de la Mina de Hughestown Borough, cerca de Pittston, Pennsylvania. Mi casa es pequeña, somos 4 en la familia. Mis padres, mi hermano de 10 años y yo de 9. Nuestra casa es solo una habitación donde comemos, dormimos…Los inviernos son muy malos ya que no tenemos ningún tipo de abrigo. Mi hermano y yo nos levantamos siempre a las 4 de la mañana, caminamos durante 3 horas por un camino entre senderos hasta llegar a la mina donde trabajamos sin descanso. Aquel lugar es horrible, tenemos poca luz, a veces casi ni se puede respirar y acaban mis ojos irritados de tanto polvo.

En algunos momentos mis brazos ya no pueden, estar 10 horas picando constantemente sin un descanso es muchísimo.

Nos mandan picar piedras, moverlas desde dentro de la mina hasta el exterior por unos túneles muy estrechos, y tengo miedo que en algún momento se pueda derrumbar encima de mí.

No nos dejan descansar, no nos dan de comer, solo les interesa los minerales que podamos conseguir picando.

Ellos querían más y más cantidad de minerales, siempre les parecía poco.

Solíamos salir a 7 de la tarde, pero si a Jon, el que nos manda, no se quedaba satisfecho con lo obtenido nos hace trabajar otras dos horas.

Cuando llegamos mi hermano y yo a casa teníamos que ayudar a nuestros padres en lo que podíamos y alo mejor nos acostábamos a las 10 de la noche, para al día siguiente levantarnos a las 4 otra vez.

Los únicos días que no trabajábamos eran los lunes. Íbamos a la escuela.

Nos enseñaban a leer, a escribir…

Esos días eran cuando sonreía y podía estar contenta. No había nadie gritándome, ni haciéndome trabajar todo el rato.

No soy feliz, se  que ni mi hermano ni mis padres lo son. Tengo 9 años y no puedo hacer otra cosa más que trabajar.”

RELATO 2

“Tengo 6 años y trabajo en las minas. Siempre voy a las 3 de la mañana y vuelvo a las 5 de la tarde. Trabajo muchas horas al día, por lo que apenas tengo tiempo para descansar, pero aun así nunca me quedo dormido en las minas. Me han dicho que tengo que trabajar porque los pasillos que llevan hasta el carbón son muy estrechos y los mayores no caben. Casi siempre trabajo a oscuras, pero hay veces que puedo trabajar con algo de luz. Somos muchos niños los que trabajamos en las minas y todos somos mas o menos de la misma edad. A ninguno nos gusta y todos preferiríamos ir a la escuela antes que tener que estar trabajando.”

Fábrica téxtil siglo XIX

 

RELATO 3

Historia sobre la explotación infantil

Hola,soy Juan y voy a contaros mi historia. Llevo trabajando en minas y fábricas textiles desde los 7 años. En las minas mi trabajo es de arrastrar vagonetas y algunos días(jueves,viernes y sábados) trabajo en una fábrica textil, uno en el centro de la ciudad, donde me encargo de anudar hilos bajo los telares.Solo dispongo de los domingos para poder ir al colegio y los demás días que voy a trabajar. Trabajo 13 horas ni mas ni menos y en ocasiones no puedo con el esfuerzo físico que hago a la hora de trabajar.No tengo de padres y mi tío me obliga a trabajar aunque yo prefiero ir al colegio todos los días, pero debo hacer lo que me pida mi tutor.Poco a poco me voy acostumbrando pero es muy duro y a veces muy peligroso. Me veo desgraciado y necesitaría tomarme unas vacaciones pero no puedo huir de mis problemas y dejar la responsabilidad que se me ha asignado, trabajar  

 RELATO 4

Mi nombre es Dimitri Kolarov,tengo 9 años y nací en Rusia pero mis padres vinieron a Gran Bretaña para trabajar pero ahora el que más trabaja soy yo. Lo hago en una mina con algunos niños de mi edad y otros un poco mayores. nuestras condiciones son nefastas, no tenemos comida, ni bebida, respiramos aire contaminado, estamos todos los días encorvados,… . trabajamos 11 horas diarias, me levanto a las 4 de la mañana y mientras mis padres o cualquier otro niño ” normal ” duerme yo voy a trabajar. A esos niños le envidio mucho aunque a ellos no les entusiasma eso de estudiar,sin embargo a mí me encantaría poderlo hacer. Cuando salgo de trabajar veo a algunos niños jugar, merendar, estar con sus familias tan alegremente, no como yo que salgo del mismísimo infierno.

 

RELATO 5

Tengo 8 años y trabajo casi todo el día en una mina. Siempre me levanto a las 2 de la mañana para ir a trabajar y vuelvo a las 5 de la tarde. Trabajo muchísimo y el tiempo que no trabajo lo dedico a descansar un poco, pero aun así nunca consigo descansar lo suficiente. Trabajo en acceder por los pasillos más pequeños, es muy peligroso, sé que peligra mi vida. Casi siempre trabajo a oscuras, pero hay veces que puedo trabajar con algo de luz, de tanto trabajar ya me he acostumbrado a ver en la oscuridad. Somos muchos niños los que trabajamos en las minas y todos somos más o menos de la misma edad. A ninguno nos gusta y todos preferiríamos ir a la escuela antes que tener que estar trabajando .Estamos deseando que llegue el día en el que crezcamos para poder dejar de trabajar, pero me temo que toda nuestra infancia la pasaremos aquí.

RELATO 6

Tengo 7 años y en este corto periodo de mi vida nunca he sido feliz. Trabajo en una mina picando carbón y lo hago durante 15 horas diarias los 7 días de la semana tengo que despertarme a las 4 de la mañana y tardo 2 horas en ir y en volver de la mina a mi casa, duermo 6 horas y eso si mi noche es buena porque suelo tener enfermedades constantemente por culpa de la mina y apenas duermo esas noches.

Mi casa apenas tienes un dormitorio, un baño, una cocina y una pequeña sala donde comer es todo muy viejo y al andar por la madera esta cruje y piensas que en algún momento el único techo en donde puedes acogerte del frio se va a caer y con el tus sueños.

No voy a la escuela desde hace 2 años cuando, cuando recibí mi primer uniforme de minero, la hecho de menos ahí aprendía y me divertía con niños jugando a escondernos o a pillarnos corriendo.

Esta es mi historia y espero que quien la lea comprenda el sufrimiento que estoy soportando.

RELATO 7

Tengo 8 años y trabajo en la mina de Hughestown Borough. Tengo que trabajar para poder comer porque soy huérfano y vivo con un matrimonio que tiene dos hijos, y a mí no me pueden mantener. Se portan bien conmigo y duermo con ellos en su casa, que es muy pequeña pero es mejor que dormir en la calle o en la puerta de la iglesia.

A las 5 me levanto para ir a la mina. Vuelvo a las 7 u 8 de la tarde, depende de cómo se me haya dado la recogida de carbón.

Los domingos no voy a la mina y voy con sus hijos a la escuela. A ellos les parece un poco aburrido pero yo lo prefiero antes que pasar tantas horas en la mina.

Trabajo con otros chicos de mi edad. Nos pagan bien pero allí dentro hace mucho calor, y a veces cuesta respirar porque nos hacen meternos en túneles muy pequeños por los que los mayores no caben.

También sufrimos enfermedades bastante a menudo. Me gustaría ir todos los días a la escuela para aprender muchas cosas y así no tener que trabajar en la mina cuando sea mayor.

RELATO 8

Hola, mi nombre es Daniel Simetril. Mis padres y yo hemos tenido que venir desde Croacia para trabajar en condiciones infrahumanas. Tengo 7 años y siento que no lo parezco; llevo una vida adulta muy explotada. Me levanto a las 4 de la mañana no para trabajar sino para ir a trabajar y llego a las 6 para luego terminar de trabajar a las 7 y llegar a casa a las 9.

¡Estoy harto de tener que revolverme entre escombros y respirar humo!. Allí en Croacia llevaba la vida de un niño normal en la escuela pero nunca me imaginaría que iba a acabar pudriendome en esta mina día a día practicamente las 24H.

Apenas podemos descansar ya que tenemos a nuestro lado unos chicos jóvenes que nos azotan con un látigo cuando nos quedamos dormidos, cuando no damos el ritmo necesario o simplemente cuando ellos quieren. Apenas con lo que cobro mas el dinero de un amigo mio, podemos comprarnos una barra de pan para comer entre los 2.

Cuando sea mayor, trataré de cambiar esto y de liberar a la futura generación de lo que estamos sufriendo nosotros aunque me cueste la vida en ello.

RELATO 9

Hola, me llamo Rafael Mascherano, soy un niño minero que trabaja en una empresa de la ciudad de Londres (Inglaterra), suelo entrar a trabajar a las 4 de la mañana y salgo a las 7 de la noche. Yo soy el encargado de llevar los vagones llenos de carbón. Al día suelo llevar unos 20 vagones aproximadamente. Estoy cansado de trabajar, en estas condiciones tan penosas. Sólo puedo ver a mi familia 1 o 2 veces a la semana. Aún recuerdo cuando iba a la escuela, era tan bonito… Allí nos enseñaban a leer, hablar adecuadamente, hacer sumas, restas, etc.
En conclusión, trabajar es mi unica forma de vivir.
Esto es una pesadilla.

RELATO 10

Un día en la vida de un niño minero

Mi vida en la mina es muy dura, voy a trabajar a las 4 de la mañana y acabo a las 6 de la tarde a pesar de que algunos días tengo que quedarme una hora mas; mi papel en la mina es la fragmentación de las piedras de carbón extraídas de la mina, tengo que estar encorvado la mayor parte del tiempo y acabo con las manos doloridas, trabajo junto con otros niños que están en situaciones similares a las mías; la nave en la que trabajamos, es polvorienta, vieja, oscura y en ella hace mucho frío. Cuando llego a casa me gusta leer algunos libros que nos presta un amigo de mi padre, ya que no puedo salir a jugar porque me duele mucho la espalda y las manos y esta muy oscuro a esas horas. 

Los sábados no tengo que ir a la mina así que voy a la iglesia por la mañana y a la escuela por la tarde, es mejor que ir a la mina porque es muy interesante aprender y al menos estoy sentado y contento a pesar de saber que al día siguiente tengo que volver a la mina…

RELATO 11

Hola. Me llamo Miroslav, tengo 7 años y vivo en Ucrania.

Voy a contaros cómo es un día cualquiera de mi vida.

Me levanto muy temprano, a las 6 de la mañana. Me lavo un poco la cara y después de desayunar un tazón de leche y pan, me voy a trabajar.

Tengo que andar 3 o 4 kilómetros para llegar a la mina. Entro a trabajar a las 7 de la mañana. Mi trabajo consiste en picar piedra todo el rato. Trabajo 12 horas seguidas con un descanso de 15 minutos para comer un cuenco de arroz que mi madre me prepara todos los días. Al principio tenía heridas en las manos y me dolían mucho, pero ya me he acostumbrado; a lo que no consigo acostumbrarme es al dolor de espalda que me produce estar encorvado todo el día. La mina es oscura y fría y no puedes hablar con nadie mientras estás trabajando.

Al terminar el trabajo, vuelvo a casa y ceno patas cocidas y pan. Luego, me acuesto enseguida porque estoy muy cansado.

¡Se me olvidaba! Tengo dos hermanos, de 8 y 10 años y trabajamos juntos en la misma mina. Los domingos es el único día de descanso y aprovechamos entre otras cosas, para jugar. Pero a mí lo que realmente me gustaría es ir a la escuela para poder aprender a leer y escribir pero no es posible porque en 20 kilómetros a la redonda no hay ninguna.

 

 

Anuncios

14 comentarios

  1. Paulo dice:

    el relato 9

  2. Iciar dice:

    Voto por el relato 8.
    Un saludo !

  3. María dice:

    el relato 11

  4. Álvaro dice:

    EL relato 1

  5. Javier dice:

    Voto por el relato número 6.

    Un saludo.

  6. Iciar dice:

    Voto la 11

  7. juan daniel dice:

    relato 3

  8. aitor dice:

    voto al 4

  9. angee dayanna dice:

    es doloroso k haii personas sin corazon

  10. Ivan Yefri dice:

    porque no pegas HISTORIAS con su pagina web de donde los sacaste ya que hay errores como si lo hubieran hecho ustedes

    • Pedroprofe dice:

      Todos los relatos fueron hechos por mis alumnos, dentro de una actividad educativa en la que debían ponerse en la situación de un niño minero en el siglo XIX y redactar su testimonio. En ningún caso se trata de relatos verdaderos. Fueron realizados en el año 2010, y en su momento me preocupé en contrastar que fueran originales. Si aparecen en cualquier otra página web que no sea esta, sin citar la fuente o indicar que se trata de una actividad escolar con datos ficticios, a lo mejor tendría que valorar seriamente iniciar medidas legales por vulnerar los derechos de autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: