Inicio » CEPA » Sufragio femenino y derechos de la mujer

Sufragio femenino y derechos de la mujer

Hoy hablaremos sobre el sufragio femenino, los derechos de la mujer y el feminismo. Como ya vimos en clase, las raíces de este movimiento se sitúan en la Revolución Francesa, cuando Olympe de Gouges redactó su Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana en 1791. En este documento Olympe defiende la emancipación de las mujeres y la igualdad de derechos entre ambos sexos. Sin embargo sus demandas no fueron escuchadas. Es más: sus críticas al régimen de Robespierre terminaron por llevarla a la guillotina.

Pero su estela fue continuada en Inglaterra por Mary Wollstonecraft, filósofa y escritora, quien en 1792 escribió el libro titulado “Vindicación de los derechos de la mujer”, en donde, entre otras cosas, hace una férrea defensa del acceso a la educación para las mujeres. El objetivo es que las mujeres sean capaces de ser autónomas y libres, liberándose de la tiranía del papel que les asigna una sociedad de hombres. Mary Wollstonecraft afirma: “yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas.”
Sin embargo, el nacimiento del movimiento sufragista contemporáneo hay que buscarlo en los Estados Unidos. En 1848, Lucretia Mott y Elizabeth Cady Stanton organizaron la convención de Séneca Falls, que reunió a mujeres activistas de todos los EEUU. Hay que tener en cuenta que en este país las mujeres habían desempeñado un gran papel durante la colonización del Oeste, y gozaban de una cierta mayor autonomía que las mujeres europeas. Inspiradas por la Declaración de Independencia Americana, las participantes en Séneca Fall elaboraron la denominada Declaración de Sentimientos, en la que se defendía la igualdad entre hombres y mujeres:

Consideramos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres y mujeres son creados iguales; que están dotados por el creador de ciertos derechos inalienables, entre los que figuran la vida, la libertad y la persecución de la libertad (…) la igualdad de los derechos humanos es consecuencia del hecho de que toda la raza humana es idéntica en cuanto a capacidad y responsabilidad. (…) En consecuencia: Decidimos que todas aquellas leyes que sean conflictivas en alguna manera a la verdadera y sustancial felicidad de la mujer son contrarias al gran precepto de la naturaleza y no tienen validez, pues este precepto tiene primacía sobre cualquier otro
Extracto de la declaración extraído de Martín Gamero, 1975:55

Las reclamaciones sufragistas se unirán a otra lucha: la abolición de la esclavitud en los EEUU. Sin embargo, cuando la primera sea abolida, continuará la discriminación contra las mujeres.

Llegado el siglo XX, se abrirá un nuevo frente de batalla en Gran Bretaña de la mano de Emile Pankhurst, quien iniciará una agresiva táctica de desobediencia civil, que la terminará llevando varias veces a la cárcel. Su lucha será recompensada con la concesión del voto femenino tras la Primera Guerra Mundial, conflicto durante el cual las mujeres jugarán un papel fundamental al incorporarse a las fábricas, vacías porque los hombres fueron reclutados.

El movimiento sufragista se hará imparable en todo el mundo occidental a lo largo de la primera mitad del siglo XX. En España será defendido por mujeres como Margarita Nelken, Victoria Kent y Clara Campoamor durante la Segunda República. Sin embargo, pronto surgirán discrepancias entre las propias sufragistas: Nelken y Kent, socialistas, serán contrarias a conceder el voto a las mujeres por entender que estas estaban controladas por la Iglesia, muy conservadora, lo que podría influir en el sentido de su voto. Clara Campoamor antepuso el derecho al voto ante cualquier otra consideración, y en un debate memorable en el Congreso logró que la Cámara aprobara su propuesta en 1931:

Una vez conseguido el derecho al voto, y tras el paréntesis de la Segunda Guerra Mundial, el movimiento feminista resurgirá en los años 60 del siglo XX reivindicando otros derechos: el aborto, la sexualidad, la igualdad laboral, etc., de la mano de pensadoras como Simon de Beauvoir o Betty Friedan. En la actualidad muchos frentes continúan abiertos, y se habla de “La Tercera Ola” del movimiento feminista, donde destacan pensadoras como Rebeca Walker o Anita Hill.

Para saber más en Internet:
María del Carmen Arce Juan “El Voto femenino”
http://www.mayores.uji.es/proyectos/proyectos/elvotofemenino.pdf
Paloma Durán “El Voto Femenino en España”
http://www.asambleamadrid.es/Resources/Ficheros/Libros/voto%20femenino.pdf
Imágenes del voto femenino en España
http://www.mujeresenred.net/spip.php?article771
Unidad didáctica sobre el sufragismo:
http://clio.rediris.es/udidactica/sufragismo2/revfran.htm

Anuncios

2 comentarios

  1. Me interesa saber si esta información esta disponible en idioma ingles, debo agregar que es bastante interesante porque esta muy bien resumida y se toman los puntos mas relevantes de este movimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: